‘Datacenters’ evolucionan, aunque en la oferta debe ajustarse más

  • Nuevas tecnologías y servicios están en la agenda, pero muchos centros de datos siguen ofreciendo lo típico

La transformación de los centros de datos (datacenter), con la incorporación de nuevas tecnologías y servicios, sigue impactando la oferta del sector, aunque en la región todavía falta que los proveedores se ajusten a las nuevas realidades del mercado.

“El estado de la industria de los datacenters en Centroamérica se podría resumir en ‘mucho ruido y pocas nueces'”, afirmó Fernando García, CEO de Ingenium, firma especializada en esta industria.

Ahora la tendencia es hacia centros de datos más pequeños y estandarizados, los llamados microdatacenter (MDC), y cerca de zonas urbanas.

Con esto úlitmo, se sigue la llamada computación periférica que obliga a almacenar la información cerca del punto de uso para reducir la latencia en las aplicaciones (por ejemplo Netflix), juegos, y sistemas de Internet de las cosas (IoT), entre otras.

En estos MDC se utilizan sistemas prefabricados, diseños estandarizados y de mayor automatización de la operación.

Asimismo, hay una mayor optimización, simplificación y mejora de la operación con sistemas de IoT, gestión y big data para avanzar a centros de datos sostenibles y “auto-mantenibles”.

A nivel global las empresas también están avanzando hacia plataformas “hiperconvergentes”, donde funcionan distintas arquitecturas tecnológicas, de comunicación, servidores, aplicaciones y bases de datos.

Estas soluciones permiten una alta consolidación de cargas de trabajo, lo que brinda flexibilidad y aumenta la eficiencia en los centros de datos.

“La idea es contar con un proveedor que tenga las habilidades y la experiencia para que apoyen a las empresas a implementar los servicios en la nube”, explicó Eric Arosemena, gerente de nube híbrida y datacenters de GBM.

Así, en lugar de recurrir a diferentes puntos de contacto, los servicios complementarios para los centros de datos (desde mantenimiento, respaldo, recuperación de información y monitoreo, entre muchos otros) se realizan con una sola compañía.

Según García, la adopción de MDC en la región centroamericana se dará en los próximos dos o tres años conforme aumente el consumo de ancho de banda, la proliferación de aplicaciones de baja latencia y también IoT.

El especialista destacó los casos de Telecarrier, en Panamá, de Codisa, en Costa Rica, y de GBM, con varias operaciones en el istmo, como ejemplos de centros de datos que implementan “marcos de operación” eficientes y sustentables en la región.

En el mercado regional la demanda de centros de datos está superando a la oferta, especialmente porque muchas empresas e instituciones evolucionan a servicios administrados y todavía hay datacenter que solo ofrecen los servicios típicos de colocación y hospedaje.

“Muchos de estos datacenter no han podido adaptar sus modelos de negocios hacia modelos de servicios y siguen viendo el datacenter como una inversión inmobiliaria”, afirmó García.

Según Ingenium hay una larga lista de “mega proyectos” de inversión en Panamá, Costa Rica, Honduras y Guatemala.

Sin embargo, muchos no tendrían un modelo de negocio bien definido o bien se trata de inversiones muy grandes que no se pueden justificar solo con el mercado regional y aspiran llegar a grandes clientes globales.

Por Carlos Cordero vía El Financiero